Carmen Castelló Ortiz
Carmen Castelló Ortiz campaign leader

Hijos exigen que se aplique justicia contra su padre el pastor Luis Alberto Ruiz Pérez por haberlos violado. Las víctimas, dos féminas y dos varones, no aceptaron el acuerdo con el tribunal.

Por Frances Rosario / [email protected] - 20 de abril de 2013

“Nosotros queremos que se haga justicia y que entienda que esto no es un chiste”.

Con esta aseveración y gestos que aparentaban nerviosismo, un hombre de 31 años imploró a la jueza Awilda Mejías Ríos, del Tribunal de Bayamón, que no aceptara un acuerdo al que había llegado la Fiscalía con su padre, el pastor Luis Alberto Ruiz Pérez, para cumplir solamente 20 años de cárcel por haber mantenido un patrón de abuso sexual contra él y sus tres hermanas cuando eran menores de edad.

La jueza lo escuchó. Por ello, a pesar de que el religioso había llegado a un acuerdo y hasta llegó a declararse culpable de los hechos el pasado 6 de febrero, el pastor deberá enfrentar un juicio, el que fue pautado para el próximo 14 de mayo.

El acuerdo de culpabilidad se deshizo, porque Ruiz Pérez envió varias cartas y hasta un dibujo a sus hijos en las que presuntamente se cantaba inocente de las agresiones sexuales que se le imputan y en las que achacó a sus hijos la responsabilidad de que se encuentre metido en un “cubujón” (en la cárcel).

“Nos chocó ver esas cartas. Incluso, un dibujo que era como si nosotros nos mofáramos de él, cuando lo que queremos es que se haga justicia”, dijo temblorosa la menor de los hermanos, de 18 años, en corte abierta.

Mientras los jóvenes imploraban por justicia, una feligrés que acudía al servicio religioso que daba Ruiz Pérez en el Movimiento Internacional Pentecostal de Toa Alta, y que no quiso identificarse, lloraba desconsoladamente.

“Nosotros no hemos visto ningún arrepentimiento. Un niño de 5 años, de 6 años, no sabe lo que está bien o está mal. Nosotros queremos justicia, porque es algo que nosotros sufrimos por años”, agregó otra víctima, de 25 años.

Los tres hijos del pastor aceptaron a la jueza que su petición de justicia los pondría en la posición de tener que testificar los supuestos abusos que cometió su padre contra ellos. Pero el hijo de 31 años afirmó que “aunque nos duela, porque es un trago agridulce, porque él es parte de nuestra sangre, nosotros queremos que se haga justicia”.

Su hija de 25 años cuestionó en la corte la sinceridad de ese pedido de perdón. “Él lleva pidiendo perdón desde que empezó (los actos de agresión sexual) conmigo y con mi hermana, pero nunca se detuvo. Después que terminó conmigo, lo seguía haciendo con mi hermana”, señaló la joven.

De hecho, describió que el dibujo que les envió era de él en una celda pidiendo a Dios “que esto termine ya”. Pese a que el abogado Rivera Irizarry insistió en que el acuerdo de culpabilidad era final y firme, la jueza determinó que seguiría firme en su intención de realizarle un juicio al pastor por tres cargos de agresión sexual bajo el Código Penal de 2004, y tres de actos lascivos, tres de incesto y uno de sodomía, bajo el Código Penal de 1974.

El acuerdo al que había llegado Ruiz Pérez con la Fiscalía era para cumplir 20 años de prisión, sin derecho a probatoria. Según la pesquisa, este pastor agredió sexualmente a sus cuatro hijos, que ahora tienen 18, 25, 31 y 36 años. Sin embargo, le sometieron cargos por los casos de sus dos hijas menores, ya que los de los mayores prescribieron.

Entretanto, en el proceso judicial trascendió que la mayor de los hermanos perdonó a su padre. Inicialmente, la madre de los jóvenes, Blanca Iris Ramos Méndez, no les creyó y apoyaba a su esposo. Luego cambió de parecer y estaba en sala junto a tres de sus hijos. Ruiz Pérez se expone a cumplir una pena 35 años de cárcel.

4b
to comment