Update #3 ·

CONVOCATORIA: Día Nacional del Maíz 29 de septiembre

¡Ahora es cuando, para luego es tarde!

Dejemos germinar nuestra semilla contra el hambre

En México, los primeros elotes suelen cortarse a fines de septiembre en algunas zonas y para ello se elije el día de San Miguel, que se celebra el 29 de este mes. La cosecha es una fiesta pues finalmente las y los campesinos atesoran el fruto de su trabajo y ese día lo festejan y lo comparten con alegría. En algunos lugares se recogen flores de pericón y se elaboran cruces que se colocan en las cuatro esquinas de la milpa, ya que se cree que al hacer esto se ahuyenta la hambruna. La milpa es un lugar sagrado, pues es donde se asegura la reproducción de los alimentos y la forma de vida campesina que creó y sigue recreando, en la milpa, el 16% de los alimentos que hoy consume la humanidad: no sólo nuestro maíz, si no también la calabaza, el frijol, el aguacate, el jitomate, la vainilla, entre muchas otras plantas.

Los mexicanos no sembramos solamente maíz, hacemos milpa. Y son dos cosas distintas porque el maíz es una planta y la milpa es un modo de vida. La milpa en la que se acompañan y ayudan los cultivos, se convierte de la misma manera en un modo de vida donde cada producto, desde su diferencia, se ayuda y se acompaña. El maíz nunca va solo, lo acompaña el frijol que fertiliza la tierra, la calabaza que protege la tierra, los quelites que ahuyentan a las plagas; así el modo de vida campesina nos ha enseñado a vivir en familia, en comunidad: ayudándonos unos a otros y de alguna manera aprovechando la diferencia de cada uno porque, por ejemplo, en el campo las tareas se dividen y colectivizan a la vez. De esta manera aspiramos a ser y hacer milpa: tener una sociedad en la que la diferencia de cada quien se convierte en la oportunidad para ayudarnos y complementarnos. El maíz es uno, la milpa es muchas y muchos; el maíz discursea, la milpa dialoga; el maíz es ensimismado, la milpa solidaria; el maíz es monocorde, la milpa polifónica; el maíz es singular, la milpa plural; los maizales son disciplinados cual desfiles militares y en cambio las milpas jacarandosas y desfajadas como carnavales; el maíz se siembra, la milpa se hace; el maíz es un cultivo, la milpa somos todos y todas.

Con la llegada del Tratado de Libre Comercio y la política impuesta por Carlos Salinas en México, los campesinos fueron condenados a migrar en las peores condiciones y dejar la tierra en manos del narcotráfico que asola el campo, mientras que importábamos los alimentos. La apuesta fue que unos cuantos como Eduardo Bours, Roberto González, Lorenzo Servitje, se apropiaran del jugoso negocio del campo, se abriera el negocio a las trasnacionales como Monsanto, Cargill, Wall-Mart y los territorios se vaciaran para apropiarse de su agua, bosques, minerales y recursos genéticos. La injusticia ha sido cometida contra los y las campesinas que nos han alimentado y lo siguen haciendo, que permitieron el crecimiento de este país y que hoy gracias a sus remesas son el segundo ingreso de México que nos permite sobrevivir; que han sido menospreciados y hechos de lado, constituyendo un delito de lesa humanidad que no sólo los ha arrasado a ellos, sino que a las poblaciones urbanas nos ha sometido a un modelo de alimentación que nos tiene en una epidemia de obesidad que se contrapone al hambre que crece.

A pesar de ello, el modo de vida campesina persiste y subsiste y hoy se erige como una alternativa a la grave crisis alimentaria en que están sumidos el mundo y nuestro país.

Por ello:

La Campaña Nacional Sin maíz no hay país y

el Carnaval del Maíz

C O N V O C A N

a celebrar por quinto año el Día Nacional del Maíz

el domingo 29 de septiembre de 2013

a las 11 horas

Zócalo de la Ciudad de México

En estos tiempos en los que se erigen proyectos que atentan contra los derechos humanos, donde sólo se busca beneficiar a las cúpulas del poder y a los empresarios es necesario que rescatemos el modo de vida campesino y la milpa, ya que las y los campesinos son quienes nos pueden brindar el alimento que necesitamos para seguir viviendo y en su forma de ser como milpa nos enseñan a reconocer que en nuestra diversidad se encuentra nuestra resistencia y en nuestra unión está nuestra fuerza.

Este 29 de septiembre, en el marco del Día Nacional del Maíz, nos reuniremos a las 11 de la mañana en el Zócalo capitalino, y en muchos rincones de la República, para hacer milpa, para unir nuestras luchas y entretejer nuestros corazones pues el corazón también es semilla y los corazones-semillas entretejidos son como los granos juntitos de una mazorca.

La lucha de los y las mexicanas radica en que se cumpla con nuestro derecho a tener alimentos suficientes y de calidad, y se haga justicia al modo de producción campesino, el cual tiene capacidad para producir los alimentos que México necesita. Que además, el gobierno pugne por la soberanía alimentaria, la cual implica romper con la dependencia de alimentos que vienen del extranjero, impulsar al campo mexicano y los modelos de producción campesina, y privilegiar el consumo y la comercialización de alimentos hechos en México libres de pesticidas, sanos y nutritivos; y que por fin decrete todo el territorio mexicano como centro de origen y diversificación continua del maíz y se comprometa a protegerlo en contra de la invasión transgénica.

El tiempo se agota y ante la amenaza que representan los proyectos privatizadores, se erige esta fecha como una oportunidad para unirnos y solidarizarnos para defender nuestros alimentos, nuestras semillas, nuestros corazones, nuestros maíces, nuestras milpas y nuestra forma de vida.

¡Sembremos esperanza, hagamos milpa!

Hagamos de México no un monótono maizal, sino una milpa multicolor; un mosaico de aprovechamientos diversos pero entreverados y complementarios; un policromo mural de paisajes agroecológicos pero también de otros aprovechamientos, que el modelo milpero no vale sólo para la agricultura sino para la vida toda.

Celebremos al maíz y la milpa en todo el país. Este 29 de septiembre de 2013, organicemos actividades culturales, educativas, gastronómicas, rituales, comunitarias, familiares y sociales para garantizar una alimentación sana, suficiente y de acuerdo a nuestros gustos y tradiciones. Que nuestra celebración sea tan diversa como la milpa, imaginemos nuevas actividades, inventemos acciones compartámoslas.

¡Acude con disfraces de maíz, calabaza, jitomate, quelite y trae contigo alimentos elaborados con maíz, para compartirlos¡

Infórmate y registra tus eventos en:

www.sinmaiznohaypais.org

carnavaldelmaiz@gmail.com y facebook.com/CarnavalDelMaiz

13 comments

to comment