Lia
Lia campaign leader

Nos persiguen por defender la libertad

La casa-galería El Círculo (https://goo.gl/maps/vtG4EHTVtPu) es un espacio doméstico, un estudio artístico sin ánimos de lucro, abierto al público interesado, a quien la Seguridad del Estado en repetidas ocasiones ha impedido la entrada a las diferentes actividades culturales que hemos realizado, como la proyección de documentales y obras de teatro de origen nacional, quebrantando, entre muchos otros, el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 15 del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Razones para unir tu voz al reclamo por la devolución inmediata del patrimonio de la casa-galería El Círculo por parte de los agentes actuantes (Policía Nacional Revolucionaria en complicidad con la Seguridad del Estado y el Ministerio del Interior de la República de Cuba, centrándonos en su principal responsable, la teniente coronel Kenia María Morales Larrea de la contrainteligencia militar) en el registro y ocupación ilegales, cometidos contra los artistas Lia Villares y Luis Trápaga el 2 de febrero de 2018.

· Porque es un abuso de poder de un gobierno contra ciudadanos libres de delito.

· Porque es una violación a la libertad de creación artística y a los derechos culturales, al ejercicio legítimo de nuestro derecho a participar en la vida cultural, íntimamente relacionado con el derecho a la indispensable libertad para la actividad creadora, que obligan al Estado a eliminar la censura de actividades culturales, a las artes y otras formas de expresión.

· Es además una invasión a la privacidad y un robo flagrante de la propiedad intelectual y la información personal de dos artistas que únicamente han cometido el crimen de pensar y crear libremente, al margen de las instituciones culturales, que los excluyen por motivos estrictamente políticos.

· Es el intento desesperado de la dictadura de silenciar las voces incómodas de los artistas independientes, que amenazan la fachada aperturista y flexible que se vende en los "intercambios culturales", donde el arte oficialista autorizado muestra que no está dispuesta a permitir una sola nota discordante, durante la larga coda de una política cultural cerrada, basada en el control totalitario: Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, ningún derecho (F.Castro, discurso Palabras a los intelectuales, Biblioteca Nacional, 1961)

· Cuando censuran a un artista, nos censuran a todxs.

Si permitimos que le pase a uno, estaremos preparando el terreno para que ocurra, con más frecuencia y con nuestro consentimiento, a un mayor número de víctimas.
El silencio te hace cómplice: ayúdanos a crear un precedente y proteger así a los artistas independientes cubanos, de la intolerancia y la impunidad de las autoridades en la isla.
Para garantizarles el disfrute pleno de sus legítimos derechos con la seguridad, tranquilidad y respeto necesarios para ejercer la libertad de expresión y creación artística que les corresponde, en su país, sin la humillante y discriminatoria política migratoria que, por último, los inmoviliza.

Ayúdanos a visibilizar, con este caso tan claro de despotismo, la falta de libertades esenciales en la que vivimos lxs cubanxs, por más de medio siglo, bajo la tiranía castrista.

F1
to comment