About

VOTAR A PARTIR DE LOS 16 AÑOS DE EDAD, DELIBERA 2010, INTERNATIONAL SCHOOL LA SERENA

“Sí, estamos preparados y queremos votar”.
Equipo “The International School La serena”

Los jóvenes no podemos estar ajenos a las grandes decisiones que afectan la construcción de nuestra sociedad, aquella en la que nosotros seremos los principales protagonistas del presente y futuro de nuestra patria.
Hemos visto con preocupación el envejecimiento de nuestro padrón electoral, la ausencia de jóvenes en las discusiones más relevantes del país y el escaso éxito de las campañas propagandísticas, políticas y no gubernamentales, que han procurado remecernos, sacarnos del letargo y comprometernos con los grandes temas de nuestra sociedad, mas sin éxito esperado.
La educación cívica no puede dejarse a la informalidad dada por el comentario callejero, o a partir de la influencia que generan los mass media en el proceso de construcción de conciencias colectivas que anulan nuestra individualidad. La educación cívica debe ser un proceso formal, tanto como la educación misma, donde el rol de la escuela y de la familia se fundan desde la temprana madurez de los dieciséis años, esa que está habida de aprender y de modelarse pero no en la calle, no a través de la publicidad, de la farándula o de los intereses de determinados medios. La educación cívica exige que se aborde dentro de un ámbito formador, crecedor, constructivo y crítico: la familia y la escuela.
El ajuste curricular para el sector de Historia y Ciencias Sociales nos da la razón, a los planes de progreso tradicionales orientados al conocimiento de la historia y de la geografía, ha incorporado uno de formación para una vida en democracia. Partiendo desde los primeros años escolares con un fuerte impulso en los dos cursos finales de la enseñanza media, cuando podríamos inscribirnos en el registro electoral, cuando podríamos participar de nuestra primera elección de concejales, alcaldes, diputados, senadores o presidente de la República estando en el colegio y hacer más vivo, presente y patente el desarrollo de las capacidades que contribuyan a integrarnos como ciudadanos que aporten a una vida en democracia.
Por consiguiente, exigimos el derecho a sufragio a los dieciséis años, no la ciudadanía ya que esa condición especial no sólo de elegir sino también de ser elegido, creemos que es necesaria mantenerla a los dieciocho años, fundamentalmente por el respeto que tenemos a los doce años de estudios obligatorios que se establece en nuestro país. No parece existir una razón fundada que permita determinar que una persona se vuelve madura, casi, por arte de magia a los dieciocho años, más bien creemos en un proceso formador en función del respeto, la responsabilidad y el compromiso. Si apelamos al desarrollo psico-formativo-cultural no existen diferencias notables en el grado de desarrollo entre los jóvenes de dieciséis años con los de dieciocho.
El sistema general apunta hacia el sentido que nosotros indicamos, tal como lo establece la ley de responsabilidad penal que nos hace plenamente imputables de las acciones u omisiones constitutivas de delitos. ¿Podemos a los dieciséis años ir a la cárcel, hacernos responsables de nuestras acciones ya que tenemos sentido de discernimiento, y no decidir quien nos gobierna o dirige?
La integración de los jóvenes a la participación política a esta edad, permitiría una gran cantidad de manifestaciones democráticas hacia todos los ámbitos de la vida ciudadana y que son las más sublimes manifestaciones de actividad política: integrarnos a nuestros centros de estudiantes, a las juntas de vecinos de nuestros barrios, a ser personas activas en las funciones de nuestra futura vida sindical o colegiada, en los clubes deportivos, en los centros de madres, en los centros de padres y apoderados, es decir, en aquello donde podamos aportar con nuestro compromiso y nuestras capacidades como jóvenes.

1. PARTICIPACIÓN POLÍTICA

2. INTERÉS POLÍTICO

3. INTEGRACIÓN