About

Contribuir a mantener limpio el cerro Avila

El cerro Ávila es sin duda una de las mejores cosas de Caracas y los habitantes de la ciudad nos sentimos privilegiados de tener esa montaña imponente embelleciendo el valle.

El Ávila es un respiradero, un alivio visual al caos citadino, una maravillosa opción para apartarse del concreto y contactar directamente con la naturaleza, a tan poca distancia del tráfico, el ruido y el humo.

Pero la contaminación del Ávila impacta.

Cuando uno va al Ávila puede recoger hasta cinco bolsas de basura en una corta caminata y más aún en los trayectos más frecuentados. Cuesta creerlo porque hay que acumular toda esa basura para percatarse de la cantidad que esta regada por ahí. Y eso es lo peligroso, que nos acostumbramos a ver un poquito aquí y otro poquito allá, al punto tal de volvernos casi ciegos a su presencia o lo tomamos como algo normal..., pero lo cierto es que el Avila cada vez está más sucio. Hoy en día en la zona de Quebrada Quintero podemos encontrar en un solo día, no solo bolsas, vasos, botellas, envoltorios de chucherías, sino también frascos de compota, pañales, condones, bolsas plásticas, vidrio, etc. dejados ahí como residuo de la visita de cada quien.

A todos nos preocupa la situación, pero pocos nos ocupamos de hacer algo por ella. Nos limitamos a criticar como si fuera algo ajeno a nosotros. La actitud que tenemos suele ser la de esperar que las autoridades tomen medidas de limpieza o que aquellos que ensucian aprendan a dejar de hacerlo. Y sí, ambas cosas tendrían que suceder, pero mientras alguna de ellas ocurre se va acumulando la basura a un punto tal que puede no tener vuelta atrás; y no tanto porque no se la pueda recoger, sino porque la desidia engendra más desidia, lo cual significa que mientras más basura se ve, más basura se tira y menos importa todo; en nuestra casa es más probable dejar una taza sin lavar si el lavaplatos está lleno de platos sucios, menos probable si está limpio, es decir, que la suciedad invita o permite más suciedad.

Un papelito, una tapita o una colilla en la tierra importan, no pertenecen ahí. Si un niño pequeño tira algo en medio de la sala de nuestra casa, uno lo recoge, no lo dejamos ahí con la excusa de “porque no lo tiré yo”, ni esperando “a que alguien lo limpie”.

NO QUEREMOS EL AVILA SUCIO

Los invitamos a tener una actitud un poco más activa en la lucha contra la contaminación del Ávila, el cómo lo sabe cada quien, el propósito es el mismo para todos:

EL PROPÓSITO DE ESTA CAUSA es querer y comprometerse con un Ávila limpio.
Es comprometerse con la limpieza de este cerro. Hacer algo; cualquier cosa sirve: llevarse una bolsa e irla llenando de la basura que se ve por el camino, recoger el vasito que dejaron los de al lado o recoger una basurita del suelo al caminar –sin ignorarla-. Eso es lo mínimo, aunque sea un palito de chupeta o la tapita de una botellita de agua, PERO TRAERSE ALGO.

También pueden hacerse muchas otras cosas, como hablar con las personas que vemos que dejan su basura, sembrar árboles, escribir cartas a las autoridades, hacer cuñas (quien quita, habrá quien pueda), etc., lo que se les ocurra, cualquier cosa que crean que pueda contribuir en algo a detener y revertir este proceso de contaminación, PERO LO BASICO DE ESTA CAUSA ES QUE AL UNIRTE A ESTA CAUSA TE COMPROMETES A TRAER ALGO DE LA BASURA DEL AVILA CADA VEZ QUE SUBAS

Tenemos que pensar que: SI QUEREMOS QUE SEA, DEPENDE DE NOSOTROS MISMOS.

Es importante por todo: por la ecología, por la estética, por el país, por uno.

POR UN AVILA LIMPIO!

1. El cerro Avila merece ser un lugar limpio y libre de contaminación

2. "Sé el cambio que deseas para el mundo" Mahatma Gandhi

3. Un ambiente sucio nos daña personal y moralmente, un ambiente limpio eleva el espíritu

4. Si va a ser depende de ti