Back to ANTITAURINOS DEL MUNDO

SUPLICO QUE LEAN ESTO

Carta a los toros de lidia
¡Enhorabuena!: eres un toro de lidia, una raza especial que morirá con arte. Además, tu gloriosa muerte será exhibida en televisión en horario infantil, para que todos puedan disfrutar de tu valor y, por si esto fuera poco, contribuirás a la maravillosa "fiesta nacional", símbolo inequívoco de nuestro avanzado pueblo.

Como tienes una enorme fuerza física NO SUFRES, de modo que podemos disfrutar con un espectáculo lleno de sangre hasta que tu vida acabe entre movimientos convulsos. Cuando un insecto se posa sobre tu lomo rápidamente lo espantas pero, sin embargo, eres incapaz de sentir las banderillas que nosotros, los artistas, clavamos sobre ti desgarrándote la piel, perforando tus órganos internos, haciendo que te desangres lentamente, que nosotros no tenemos ninguna prisa.

Cuando ya estés herido de muerte -pero sin dolor, eso sí- nosotros todavía no habremos disfrutado bastante. Por eso no querremos perdernos tu ocaso; queremos verte agonizar entre gemidos y temblores, y no pararemos hasta verte vomitar sangre.

Cuando ya hayamos satisfecho nuestras ansias de arte, entonces te remataremos con una puntilla -puñal corto especialmente diseñado para seccionar tu médula y acabar rápidamente con tu vida-, por si acaso fuera verdad eso que dicen algunos de que sientes algo de dolor. Aunque debes saber que todavía no morirás, sólo quedarás paralizado y permanecerás consciente durante el proceso de arrastre hasta que seas finalmente sacrificado. La buena noticia es que si decidimos que has luchado con clase y dignidad -más que nosotros seguro que sí- todavía te cortaremos las orejas y el rabo, y vivirás para saborear este momento.

Tienes suerte de haber nacido en este país y en esta cultura.

Arriba

Corridas de toros
Hay quienes tratan de vendernos el toreo como arte y cultura, pero no es ni lo uno ni lo otro, sino una más de las salvajadas que se cometen con animales en un país como España. La tortura y el ensañamiento elevados a la categoría de fiesta nacional , haciendo agonizar a un animal hasta el límite de la extenuación por el puro y sádico placer de verle morir lenta y dolorosamente.

Esto es una corrida de toros:
Primero, el toro es encerrado en un chiquero -cajón oscuro de pequeñas dimensiones- con el objetivo de desorientarlo y aterrorizarlo. Ya antes de soltarlo al ruedo, al toro le clavan la divisa -un arpón con punta de acero-, de modo que el animal sale al ruedo asustado y herido dando la apariencia de ser un animal furioso, cuando no es más que un animal aterrorizado buscando una salida.

Después, los puyazos le provocan heridas de hasta 14cm. de profundidad y 40 de extensión, produciéndole intensos dolores. Algunos picadores retuercen la pica para aumentar la profundidad de penetración, provocando fuertes hemorragias y perforación de pulmón. Un toro recibe como media de 3 a 4 puyazos.

Los pases de muleta sirven únicamente para prolongar la agonía de este animal mientras los sádicos ignorantes que miran desde la grada disfrutan del patético espectáculo.

A cada toro le clavan también de 4 a 6 banderillas -que acaban en afilados arpones metálicos de unos 5cm., aún más largos en las banderillas negras-. Con el movimiento del toro la carne es desgarrada por las banderillas. Este dolor, sumado al anterior, acaba haciendo que los músculos del cuello resulten dañados, de modo que el toro no puede siquiera aguantar la cabeza.

Cuando ya se va a entrar a matar el torero trata de clavar una espada de casi 1m. cerca de las vértebras con el objetivo de dañar el corazón o algún vaso sanguíneo importante. Pero son muy pocos los que consiguen esto al primer intento, de modo que el toro resulta dañado una vez más en los pulmones y gime lastimosamente, vomitando y tragando su propia sangre, e incluso pierde orina.

La puntilla, parte final del sangriento espectáculo, pretende seccionar la médula espinal del animal. Muchas veces esto no se consigue y la médula resulta dañada,...

to comment