El fracaso con la concesión para construir la vía San José-San Ramón le costará al país $35 millones; es decir, ¢17.675 millones.Ese fue el monto que acordó el Gobierno pagar a la constructora OAS por ponerle fin al contrato, tras conciliar con la firma.La constructora se vio obligada a negociar con el Ejecutivo su salida luego de que la presidenta, Laura Chinchilla, anunciara, el 22 de abril, la finalización del convenio por mutuo acuerdo.Ese proyecto, que tendría un costo de $524 millones, fue cuestionado por organizaciones de San Ramón, sindicatos y usuarios por el alto monto de los peajes, lo que generó una serie de movimientos de protesta nacional.

to comment