El Urbanismo salvaje de los últimos años, con la vergonzosa corrupción político-financiera derivada, ha transformado a peor el paisaje de nuestras costas y ciudades. A todo ello se ha añadido la 'desprotección' del importante Patrimonio monumental. El resultado es una catástrofe territorial que pagarán sin duda las próximas generaciones

to comment